Anoche llegó Lily para unirse al equipo de restauración. Sin embargo, sus maletas se quedaron en El Cairo. Lily tuvo que volver por la mañana al aeropuerto de Luxor para recuperarlas, por lo que tendrá que esperar a mañana para visitar el yacimiento.

Aún con la ausencia de Lily, el equipo de conservación consiguió finalizar la restauración de todos los fragmentos inscritos y pintados de la tumba de Henenu. También continuaron trabajando con los fragmentos de papiro que se hallaron en el patio de Ipi. Es un proceso lento, pero están probando diferentes métodos para humidificarlo y poder desdoblarlo sin peligro.

En la tumba de Henenu, David limpió uno de los pozos de la cámara funeraria y excavó y documentó junto con Iria el pozo más profundo de la tumba, ¡de unos ocho metros de profundidad! Carlos y Sika terminaron de unir varios de los fragmentos, identificando varias áreas de la pared de la tumba y de una puerta monumental.

En el patio de Ipi, Mohamed encontró un pavimento de barro con un pequeño pozo. Bea se encargó de limpiarlo y documentarlo. Sin embargo, no se obtuvieron materiales interesantes de su interior.

En el Sector Este, Jose y Carmen empezaron a limpiar la cámara a la que da el corredor. Teniendo en cuenta la cantidad de arena y piedra, es probable que el trabajo en esta cámara les lleve toda la semana.

A la vuelta de la excavación Lily nos esperaba ya feliz con sus maletas. Ella se encargó de enseñarle los alrededores y mañana le tocará conocer los tres sectores de Deir el-Bahari.