Tensa espera…. y mucho trabajo
4 abril, 2018
Atracando ante los pilonos de Karnak
6 abril, 2018

Termina la semana con la llegada de seis miembros más

Ha llegado el final de la semana y aún no han llegado los documentos del Ministerio de Seguridad Nacional, lo que significa que no podemos iniciar nuestro trabajo. Estamos todos deseando empezar con la excavación y no dejamos de preparar planes de trabajo y formas de ganar tiempo si perdemos unos días. Además, ya hemos preparado una serie de workshops para todos los miembros que servirán para mejorar nuestra experiencia, trabajo y resultados mientras esperamos –ya hasta el martes– que el Ministerio confirme si hemos recibido los permisos.

Durante la mañana ha habido bastante actividad en nuestros headquarters del Marsam. Por un lado, se han organizado varios workshops que nos servirán para compartir conocimientos y preparar el trabajo de campo: uso de la estación total, tipología de cerámicas del Reino Medio, epigrafía de estelas y tumbas de los complejos de Deir el-Bahari, técnicas de conservación fundamentales, etc. Además, hemos revisado el calendario de los próximos días para definir mejor los trabajos de los tres sectores de nuestro interés (Henenu, Ipi y la zona Este) y así conseguir unos resultados adecuados. En nuestra sala de trabajo las reuniones se han sucedido unas tras otras y los grupos de trabajo se esfuerzan en estudiar los objetivos y los procesos para que podamos sacar adelante una campaña más. Con un poco de suerte, la semana que viene tendremos los permisos e intentaremos modificar los horarios para cubrir más horas y conseguir recuperar algo de tiempo.

Además de preparar varios workshops, todos los miembros del equipo están participando en las diversas excursiones o visitas que hacemos a los monumentos de la zona. Eso permite discutir numerosos aspectos de la arqueología, la arquitectura, las inscripciones o decoración que pueden sernos de utilidad en nuestro trabajo diario; no debemos olvidar que esta expedición incorpora cada año a nuevos alumnos y un objetivo fundamental de la misma es ofrecer una formación amplia y una experiencia única. Los que llegan por primera vez suelen recibir algunas introducciones y explicaciones más detalladas que los demás y, sin duda alguna, su pasión, ganas y capacidad son un respaldo más en esta aventura en equipo.

En la tarde hemos visitado la ciudad de los artesanos de Deir el-Medina, donde hemos podido disfrutar de la belleza de varias tumbas, incluida la tumba de Pashedu. Entre la admiración y la conversación, hemos revisado muchas de las escenas y textos de estos monumentos tan elegantes, coloridos y profusamente decorados con motivos del Más Allá y del mundo de los dioses. Además, hemos visitado el templo cercano de época ptolemaica y nos hemos adentrado en el wadi cercano para examinar la plataforma creada para –según algunos especialistas– un templo funerario nunca terminado dedicado a Amenemhat I (que trasladó en sus primeros años de reinado la capital y la necrópolis real a Lisht), así como la tumba del famoso oficial Meketre, de quien conocemos numerosos objetos y datos a través de los materiales de su tumba y de la de su asociado, Wah. Todos estos materiales reposan hoy en día en el Museo Metropolitano de Nueva York, uno de nuestros socios más importantes cuando se trata de investigación, archivos y documentación del Reino Medio tebano.

El día terminó con la recogida de los seis miembros que se suman esta semana al proyecto, con cinco estudiantes de la UAH en prácticas (Carmen, Daniel, Dela, Óscar y Sofía) y la experta en escáner 3D láser de objetos, Inma López, que esperamos que puedan incorporarse a los nuevos planes con unos objetivos mucho más complicados por la cantidad de tiempo de la que dispondremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *