A la espera del permiso de seguridad
2 abril, 2018
Tensa espera…. y mucho trabajo
4 abril, 2018

Henenu, “supervisor del cuerno, la pezuña, la pluma y la escama”

El “amigo único”, “asistente del monarca” Nebhepetre Mentuhotep (II) y “supervisor de la gran casa”, Henenu, construyó para su travesía al Más Allá una tumba impresionante en la ladera norte de Deir el-Bahari. Sus títulos no se acababan ahí, pues también acumulaba una serie muy significativa de cargos para la economía, el tesoro y el patrimonio real que se reflejaban, sin embargo, con nombres realmente exóticos: “supervisor de toda ave que nade, vuele o camine”, “supervisor de lo que es y lo que no es” y “supervisor del cuerno, la pezuña, la pluma y la escama”. Nuestra apuesta por la tumba de este individuo se debe a la posibilidad de que viviese hasta los últimos años de la Dinastía XI y, por ello, nos pueda revelar parte de la historia de ese periodo de unos quince años antes de la llegada de Amenemhat I. Además, un oficial llamado Hennu o Henenu está atestiguado en una inscripción de Wadi Hammamat y podríamos estar ante el mismo individuo, que debió servir al rey Sankhare Mentuhotep (III). La excavación de este complejo funerario está supervisada por Kelly Accetta, arqueóloga norteamericana que trabaja en el Museo Británico y que se une al equipo esta noche.

Junto a nuestra compañera Kelly llegan a Luxor de madrugada otros tres miembros del equipo: Marta Arranz, Manuel Carrillo y Enrique Dorado. Para Marta es una ocasión muy especial porque se unió a la UAH y al Middle Kingdom Theban Project hace tan sólo unos meses y ya cuenta con varias tareas a realizar en Luxor. Para nuestros dos médicos forenses, Manuel y Enrique, será una oportunidad espléndida para aplicar sus conocimientos de medicina y antropología forense a los restos hallados en las primeras tres campañas y los nuevos descubrimientos. Poco a poco los tres grupos de trabajo del Middle Kingdom Theban Project van cogiendo forma y se preparan para las semanas de campaña en la montaña tebana.

La buena noticia del día ha sido que hemos recibido la llamada de la Embajada Española en El Cairo y de nuestro Vicerrectorado de Relaciones Internacionales, quienes nos han apoyado en nuestra espera y asegurado que muy pronto tendremos el permiso necesario para empezar el trabajo de campo.

foto1
foto4
foto2
foto3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *