Sábado, 1 de Abril de 2017
1 abril, 2017
Estableciendo puntos de partida
3 abril, 2017

Domingo, 2 de abril de 2017

¡Empezamos!

Finalmente este domingo llegó el gran momento y las tumbas de Henenu (TT 313) e Ipi (TT 315) fueron abiertas de nuevo para los trabajos de la campaña 2017. Tras transportar numerosos materiales como sillas, mesas, material de excavación, de dibujo y almacenaje colina arriba, todos los miembros empezaban a sudar y se iban preparando para el trabajo. Miembros anteriores y nuevos se agruparon en la parte alta del patio de Ipi para examinar si las condiciones de las secciones excavadas habían cambiado desde el año pasado.

Después de proceder a la apertuda de la puerta de TT 315, el moudir ofreció una introducción breve a los miembros del equipo, quienes estaban ansiosos por conocer sus nuevas zonas de trabajo. La puerta cedió tras girar las llaves, algo de polvo cayó del techo y los rayos de luz revelaron el interior oculto de la tumba que daba paso a un profundo pasillo oscuro. El equipo continuó hacia su interior, con cierta cautela, accediendo a la parte del pasillo descendiente de la cámara funeraria, que será el foco de trabajo de algunos de los miembros del MKTP esta campaña, especialmente de los conservadores y epigrafistas.

Mientras, en la tumba TT 313 se tomaron varias medidas para preparar las zonas particulares de interés en esta campaña y poder empezar la excavación propiamente: disponiendo los instrumentos y el material de trabajo, reubicando ladrillos modernos dejados allí de la campaña anterior, limpiando el patio, y tomando medidas iniciales para las unidades arqueológicas. Para los pasos iniciales en ambos monumentos el moudir quería estar al tanto y supervisar los diversos procesos desarrollados en la concesión. Tener que supervisar dos zonas de excavación que andan separadas unos 150 metros y se localizan en una colina de gran pendiente es un desafío. Viéndole esta mañana, sin duda alguna, lo ha aceptado sin problemas.

Además, desde el principio de esta campaña hemos tenido el honor de trabajar con la Dra. Salima Ikram (AUC), quien se encarga de analizar el embalming cache de la TT 315 localizado en la campaña 2016 y descubierta, originalmente, por Winlock y la expedición del MMA a Deir el-Bahari. De este modo, después de montar la jaima en la esquina noreste del patio superior, Salima Ikram –con la asistencia de Ana Sáez y Raúl Sánchez– empezaron a examinar los paquetes de vendas de momias, fragmentos de un sudario, bolsas de natron, tapaderas de jarras, etc. Entre otros elementos, uno de los vendajes reveló una longitud de 4,36 m, pieza que merecía ser convenientemente documentada.

Como uno puede ver por los rostros sonrientes (y sudados) de los miembros del equipo, el primer día en el yacimiento ha sido todo un preámbulo y una gran experiencia para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *