Sábado, 1 de Abril de 2017
1 abril, 2017

Viernes, 31 de marzo de 2017

Hoy ha sido un día de viajes, sueños y aspiraciones sobre las próximas semanas para los miembros de la expedición arqueológica de la UAH y del Middle Kingdom Theban Project. El carácter internacional del equipo ha hecho que hoy nuestra historia comenzase en distintas ciudades del mundo (Berlín, Cádiz, El Cairo, Londres, Madrid, Sevilla, Valencia) y que cada uno de nuestros miembros haya tenido que realizar miles de kilómetros hasta El Cairo, desde donde han viajado juntos en el vuelo interno de las 10:30 de la noche entre la capital y Luxor.

Dos días antes, el moudir (“director”) de la expedición viajaba a El Cairo donde debía recoger la documentación y permisos del Comité Permanente y el Ministerio de Seguridad Nacional. Estos documentos deben ser firmados y sellados en la oficina central cairota y a posteriori deben ser presentados en la Oficina de Antigüedades de Luxor y el registro local (al-taftish) en la Orilla Occidental. Sin estos documentos la expedición no puede presentarse en Luxor ni recibir permiso del inspectorado local para empezar. Una vez presentados, el director de Luxor decidirá qué inspector es asignado al equipo.

Mientras los demás volaban, Sergio y el moudir han accedido al almacén del equipo y han estado preparando los diversos materiales, aparatos y herramientas para los demás. En el almacén se encuentra el remanente del año pasado, incluyendo material de oficina, de conservación (compuestos químicos, estuches de cepillos, cuchillos y bisturíes), utensilios arqueológicos para la excavación (cepillos, pizarras, bolsas, picoletas, brújulas), herramientas para los obreros (espuertas, palas, picos, espátulas), artículos para la seguridad (gafas, guantes, cascos, cuerdas), aparatos para la investigación y estudio (impresora, escáner, cañón), además de la estación total Leica y la carpa de trabajo –o “jaima”– que fue utilizada en el patio del complejo de Ipi (TT 315) la pasada campaña.

El grueso del equipo hacía su llegada al aeropuerto de Luxor a las 23:50 h. Su salida de la zona de equipajes se retrasó debido al tradicional registro que los oficiales de aduana suelen realizar a las misiones arqueológicas, distinguibles, sin duda, por los numerosos paquetes, bultos y maletas de sus miembros. Fuera esperaban con ilusión Sergio, el moudir y nuestro conductor, que deseaban cargar el equipaje con rapidez, conscientes de que el equipo agradecería una bienvenida cálida y breve, un viaje de regreso al hotel sencillo y poder dormir algunas horas antes de empezar el trabajo. Por ello, una vez cargados los equipajes, nuestra furgoneta tomó rumbo al hotel donde se repartieron rápidamente las habitaciones.

En cuanto a los materiales que los miembros del equipo han portado en sus equipajes, podría decirse que el equipo se ha querido asegurar de que no falte ningún elemento de oficina, herramienta de trabajo o utensilio arqueológico, a lo que hay que añadir las necesarias bolsas de plástico de diversos tamaños, formas y cierres, así como las típicas cajas de plástico y cartón para almacenar los hallazgos. En cuanto a tecnología, a la estación total Leica se le unen ahora varios aparatos más, incluyendo distanciómetros (“distos”), teodolitos, un escáner 3D que traerán los arquitectos de la UAH, una cámara Nikon D750 con dos objetivos de gran calidad, dos ordenadores y discos duros para los dos sistemas de trabajo en el equipo, PC y Mac. Este año, al haber planeado trabajar en el exterior del complejo de Henenu (TT 313), se ha adquirido otra carpa que ofrezca un espacio cómodo (y sombra) para nuestros trabajadores. Ambas carpas irán decoradas con el logo de la institución patrona de la expedición, la Universidad de Alcalá, y el del Middle Kingdom Theban Project. Si a ello sumamos las chaquetas, camisetas y gorros con los logos del proyecto y sus patrocinadores, podemos decir que cada uno de los miembros de la expedición ha viajado con una media de 50 kilos de peso. Esperemos que todo ello sea útil y ayude a conseguir resultados excelente esta campaña.

El Ministerio Egipcio de Antigüedades y su Comité Permanente, la Universidad de Alcalá, Freie Universität Berlin, Fundación Gaselec, Fundación Palarq, Hotel Marsam, Egypt Air, Mindhouse.es, la población de trabajadores locales de Qurna, el inspectorado local y otras muchas instituciones, empresas, fundaciones y asociaciones… No podríamos terminar este primer post sin agradecer de nuevo a las personas, instituciones y empresas que han hecho posible que esta campaña pueda empezar y que podamos poner nuestro pie en la necrópolis de tumbas del Reino Medio de Deir el-Bahari. Esperamos corresponder a la confianza, el apoyo y el cariño con esfuerzo, determinación e ilusión en los próximos treinta días de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *